Etiquetas

lunes, 6 de agosto de 2012

Rottweillero


Hagamos una analogía para aclarar mi punto:
Tomemos a un sujeto, un adulto entre los 25 y 30 años, que comparte una serie de principios, ideas, metas, creencias; que pertenece a un grupo. Pongamos ahora a un animal peligroso: un rottwailler, adulto domesticado, bien alimentado y en condiciones físicas superiores a las que alcanzaría cualquiera de su especie en libertad. Vayamos ahora a la situación: el hombre, en su condición post adolescente, decide pararse frente al grupo y demostrar que ya es un adulto; no se le curre al imberbe mejor ritual que el de enfrentarse en fiera lucha al peligroso animal: al rottweiller. Así que el joven ansioso de aprobación, valiéndose de las herramientas creadas por el homo-sapiens-sapiens para el dominio de la naturaleza, tortura lenta y sanguinariamente al perro, llevándolo al límite de su fuerza vital; provocando su ira y su confusión; produciéndole heridas quirúrgicas que lo llevaran despacio a la inconsciencia y a la muerte.
Seguramente usted sabe que la educación es la repetición constante de ideas básicas, que sirven como base e introducción a la cultura. Sin duda, durante su preparación académica, le explicaron que la cultura es un conjunto de ideas complejas en torno a la praxis, la psique y el mito, y que, necesariamente, son compartidas por un grupo. Usted entiende que el arte no es sino la sublimación de esas ideas.
Para su demostración, el joven usa un traje de color chillante, ajustado de manera que evidencia la fortaleza de su edad y la firmeza de su trasero; adornado con algún genero tradicional de estoperoles y/o lentejuelas. Este traje es usado por los miembros de su tribu desde hace cientos de años y encierra todos lo códigos del macho alfa; su correcta ejecución deriva en la reproducción y garantiza la prevalencia de su especie. Por eso es aplaudido con tanto fervor cuando su brutalidad se expresa sin cortapisas; por eso se celebra su acto como al de un soldado que defiende la patria y su pueblo.
No se trata de estar de acuerdo o no. Valdría más analizar, ¿cuál es el destino de una cultura que basa su conducta en expresiones de este tipo? ¿Cómo sería su relación con culturas-pensamientos diferentes al suyo? ¿Cuál su política?
¿Podemos analizar esto sin antes analizar nuestras propias expresiones?
Cuando dos culturas se ven enfrentadas, sus expresiones se convierten en formas de resistencia, pues no es posible someterse a la arbitrariedad de las ideas, cuando el acuerdo grupal permanece vigente. Por eso toda conquista requiere una conquista cultural, que enseñe a los sometidos a defender los principios de pensamiento de sus opresores.
Cuando un grupo de personas se reúne para protestar contra la fiesta taurina, bajo el argumente de que "eso no es arte ni cultura", es identico al grupo de personas que protesta contra el fraude electoral bajo el argumento de que "eso no es legal". La ley y la cultura nos han sido impuestas; no seamos ilusos: la ilustración no vino a rescatar a la humanidad.
Publicar un comentario