Etiquetas

lunes, 4 de marzo de 2013

Usted no sabe nada: El poder y la cultura.

http://revistaconsideraciones.com/2013/03/01/no-hay-planes-hay-ocurrencias-sospechas-e-ilegalidades-en-la-secretaria-de-cultura-del-gdf/

¿Ya leyó usted el reportaje de la liga de arriba?
Por favor, leálo y luego continúe con mi opinión.

¿Encuentra usted algún error en esta forma de administrar la cultura? Perdone que se lo diga, pero usted no sabe nada. 

La educación y la cultura son aparatos del poder. La primera se relaciona directamente al trabajo, mientras que la segunda esta dirigida a las actitudes cívicas, a la actitud mansa del rebaño. Algo sorprendente en relación a estos aparatos es que, aunque educación y cultura tienen diversas connotaciones y utilidades muy diferentes, según los usos y costumbres de los pueblos del mundo, hoy día se rigen bajo la misma visión que ha impuesto el estado al rededor del globo.Ahora bien, ¿qué es lo que debería de promulgar un aparato cultural, hecho a la medida del control estatal? Una forma efectiva de mantener agachada a la masa, es la aceptación de distintos niveles económicos: el hecho divino de unas clases superiores a otras. Para conseguir sembrar esta visión en la imaginación del vulgo, desde la "cultura", se debe promover un gusto arbitrario. Por ejemplo, los europeos enseñando a los africanos a bailar, o bien, los europeos enseñando a escribir a los mayas. Estas acciones son violentas porque reducen la identidad y la cohesión grupal, despojando al sujeto de toda opción de supervivencia distinta a la que le oferta el poder.Entendamos pues que la designación de mujeres ocurrentes y petulantes; la falta de continuidad en los proyectos, el descuido, etc; son todas partes de una estrategia no escrita: la conquista.Uno de los grandes errores de los demócratas ha sido, es y será: el tratar de dialogar con el poder. El poder es fuerza avasalladora; no conoce dialogo porque no lo necesita. Cuando su energia se agota, se derrumba de forma llana y de nada le valen discursos de rendición. No le sucedera un sistema más justo, sino otro poder más oportuno y joven.
Publicar un comentario